Las pinturas rupestres de Ses Fontanelles

Las pinturas rupestres de Ses Fontanelles

Las pinturas rupestres de Ses Fontanelles

Ubicado en un acantilado de una zona costera, a 50 metros por encima del nivel de mar, se encuentra una hendidura en la roca que se conoce como Sa Cova des Vi. En su interior alberga pinturas rupestres de gran valor arqueológico e histórico, un pedazo más de la antigua historia de la isla de Ibiza.

El nombre que recibe la cueva Sa Cova des Vi proviene de su uso antiguamente, antaño fue utilizada como bodega de vino debido a que las propiedades refrescantes de sus paredes ayudaban a conservar la temperatura y a soportar mejor el calor, así que de este modo se evitaba que el vino se avinagrase.

Las dos pinturas rupestres de Ses Fontanelles fueron descubiertas por el arqueólogo francés Henri Breuil en 1917. Hoy en día las pinturas aparecen poco marcadas debido a su antigüedad, según Breuil fechan de la época de Bronce (1.000 años a. C.). Posteriores estudios apuntan a la época púnica.

Aparte de lo llamativo de las pinturas, también resulta más que atractivo el camino que conduce hasta la cueva, se ha de correr un entorno realmente bello, adentrándose en bosques suspendidos en acantilados que van bordeando la costa. Un buena ruta para los amantes de las caminatas y el senderismo.

Se puede llegar en coche desde la carretera de Cala Salada, antes de llegar a la playa hay un desvio a un camino de tierra que sube montaña arriba, en la primera bifurcación tiramos a la derecha y en la siguiente a la izquierda. Luego toca aparcar y seguir unos 500 metros donde espera la cueva Sa Cova des Vi.